El Pirineo.Información del Pirineo

Fotografías,actualidad y rutas por el Pirineo

Boltaña

Boltaña – Una de las poblaciones más importantes del Pirineo

La población de Boltaña es una de las más importantes del Pirineo Aragonés. El encanto de las calles de su casco antiguo, el calor de su gente y el clima benigno y estable durante todo el año, hacen de Boltaña un lugar ideal para disfrutar de unos días de descanso en plena naturaleza.

Boltaña

Calle de Boltaña

Boltaña se encuentra situada en el valle del río Ara, a 643 m. de altitud.. Su término municipal linda por el norte con el de Fanlo, por el este con el de Aínsa, por el sur con Aínsa y Bierge, y por el oeste con Sabiñánigo y Fiscal.

Está compuesto por las siguientes localidades: Moriello de Sampietro, Ascaso, Santa María, San Fertús, Seso, Silves Alto, Silves Bajo, Aguilar, Espierlo, Margudgued, Sieste, Campodarbe, San Martín, San Belián, Morcat, El Pueyo de Morcat, Matidero,Torrolluela del Obico, Torruéllola de la Plana, Bibán y Alastrué. Además, parte de su término municipal forma parte del Parque natural de la Sierra y los Cañones de Guara.

Algunos mantienen una dura lucha contra el éxodo a las grandes urbes. Otros muestran el castigado testigo de una vida que se fue.

boltaña

Fotografía de Boltaña

Casco antiguo de Boltaña

El casco antiguo de Boltaña es uno de los más grandes del Pirineo aragonés. Su fisonomía arquitectónica corresponde a la época de la baja edad Media (S.XV), pero con un desarrollo pleno entre los siglos XVI–XVIII.

El casco antiguo de Boltaña busca el calor de los rayos de sol y mira hacia el sur desde una antigua terraza fluvial. Boltaña nos invita a un viaje en el tiempo, al cobijo de sus calles estrechas, plazuelas y casas de piedra centenarias, descubrimos pequeños tesoros para las miradas atentas: escudos heráldicos de casas infanzonas, detalles tallados en dinteles de puertas y ventanas, las típicas chimeneas troncocónicas… Una arquitectura tradicional que se ha mantenido intacta en el tiempo, reflejando fielmente en el presente la grandeza de su pasado. La visita al casco antiguo de Boltaña quedará incompleta, sin subir al mirador del Castillo. Un sendero que parte desde la Plaza Mayor os conducirá hasta el lugar.

Castillo de Boltaña

Castillo de Boltaña

El castillo de Boltaña tiene su origen a principios del siglo XI. Parte de la obra del castillo de Boltaña está realizada por maestros lombardos a partir de 1017.

El conjunto militar está compuesto por un recinto amurallado y la torre. Tiene planta rectangular irregular ya que ésta va estrechándose hacia el norte, justo en el lugar donde se sitúa el torreón. La puerta de acceso al recinto defensivo se sitúa en el flanco oriental, sobre el borde del acantilado, con una clara intencionalidad defensiva. Esta entrada es similar al modelo lombardo utilizado también en los castillos de Loarre, Fantova y Abizanda.

La torre se encuentra en el extremo norte de la muralla, en el lugar más abrupto e integrándose en recinto amurallado, es de planta hexagonal irregular para adaptarse a la roca sobre la que se asienta siendo una tipología raramente utilizada aunque similar a la de la torre de Samitier. En el interior o sótano de la torre se conserva un aljibe cubierto por bóveda de medio cañón, realizada en sillarejo, que presenta una entrada estrecha con escalera en el lado sur y un hueco en la parte central superior de la cubierta.

El castillo de Boltaña y el de Abizanda son los únicos castillos de Sobrarbe con cerramiento completo y rasgos decorativos comunes, como Loarre, constituyendo las primeras fortalezas cristianas sobrarbenses. Pero el castillo de Boltaña inició tempranamente su decadencia, hacia mediados del siglo XII, realizándose algunas reformas durante los siglos XIII-XIV y abandonándose definitivamente a lo largo de los siglos XVII-XVIII.

Estas ruinas propiciaron el nacimiento de historias relacionadas con las brujas, ya que este lugar sería uno de los elegidos por ellas para celebrar sus aquelarres, así como de leyendas entre ellas la existencia de un pozo por el que se bajaba directamente del castillo al río.

El castillo de Boltaña está incluido en la ruta de los antiguos sistemas defensivos y de comunicación del románico en Sobrarbe junto con Abizanda, Muro de Roda, Samitier y Troncedo.

Boltaña

Boltaña

La Colegiata de San Pedro

La Colegiata de San Pedro en Boltaña es una de las iglesias más grandes del Pirineo aragonés. Fue construida durante el siglo XVI, sobre una pequeña iglesia románica. Es de estilo “Gótico Aragonés” pero con abundantes elementos renacentistas. Presenta planta rectangular, con tres naves, y cabecera poligonal, cubriendo todos los espacios con bóvedas de crucería. Destaca el volumen de su nave central, por la anchura de ésta.

La portada de la Colegiata de San Pedro está abierta hacia el sur, es de arco de medio punto, al estilo de las portadas románicas. En el muro norte se encuentra la torre campanario, una construcción anterior a la actual Colegiata, y cuya función inicial era de carácter defensivo.

silleria del coro

En su interior, destacamos la magnífica bóveda de crucería, testimonio  de  la importancia  que  tuvo la villa de Boltaña en esa época. También destaca la  sillería de  coro,  procedente del  Monasterio de San Victorián, situado  al  pie de  la Peña  Montañesa. Está  compuesta  por  27  asientos,  de madera de nogal. Fue realizada durante la segunda mitad del siglo XVIII, y es de estilo barroco. La sillería está dedicada a San Benito (fundador de la orden Benedictina) y en los respaldos de cada asiento se representan escenas de la vida del santo.

La iglesia de Boltaña también alberga el retablo de la iglesia de San Lorenzo de Morillo de Sampietro o la pila bautismal de Burgasé. Estos elementos decorativos son consecuencia de la despoblación de la comarca y de la necesidad de reubicar algunos elementos que quedaron abandonados en su lugar de origen.

Monasterio de la Virgen del Carmen

El Monasterio de la Virgen del Carmen es conocido en el pueblo como el “Convento” y se encuentra situado a las afueras de Boltaña.

Este monasterio fue fundado en 1651 con la donación de una casa y una ermita por un infanzón boltañés al provincial de la orden de los Carmelitas Descalzos, quienes fundaron el monasterio, hoy convertido en Hotel. El núcleo antiguo sobre el que se construyó el Monasterio era la ermita del Espíritu Santo. Justo encima se ubicó la iglesia del Carmen. La iglesia es de planta de cruz latina con capillas laterales. El crucero y las capillas laterales están cubiertas con cúpulas y la nave central con una bóveda de lunetos, según los cánones del estilo barroco y según un modelo denominado de “planta jesuítica”. La fachada es muy austera, de claras influencias herrerianas, pero fechada en 1711. Destaca el escudo de la orden y la imagen de la Virgen del Carmen, cuya cabeza, como la del Niño, fueron “restauradas” y rehechas por un enfermo del Sanatorio, al haber sido destruidas durante la Guerra Civil.

Tras la desamortización de Mendizábal (1835-1836), los monjes se vieron obligados a abandonar el edificio y el monasterio pasó por manos de sucesivos propietarios que continuaron la explotación agrícola y ganadera.

En 1920 el edificio fue adquirido y rehabilitado para la asistencia médico-quirúrgica de los enfermos con problemas respiratorios, principalmente. Los Carmelitas Descalzos siempre estuvieron en contacto con el sanatorio, ayudando de forma solidaria a los enfermos.

Hotel Monasterio de Boltaña

Después de 70 años de actividad como sanatorio, el viejo edificio pasó a ser un lugar vacacional para turistas y campamentos de jóvenes. Actualmente, el Monasterio de Boltaña es un hotel de 5 estrellas, que ha renacido tras una exquisita rehabilitación, respetando toda la belleza arquitectónica original del siglo XVII.

 

 

Deja un comentario

© 2016 El Pirineo.Información del Pirineo. Tema del Directorio WordPress powered by WordPress.